El Homo Estúpiduz

“Las redes sociales y su influencia en el proceso de la idiotizacíon humana”.

Por Linda Janes @lindajanesdiary

El ser humano y el Internet tienen algo en común, su evolución. Recuerdo de forma nostálgica las primeras cabinas de Internet cerca de mi casa y lo costoso que era el alquiler de una máquina (todopoderosa) por hora; como olvidar la adrenalina y curiosidad de pensar que a través de una “conexión a Internet”, se podía no solo encontrar información mundial, sino que además, era posible conocer gente nueva. ¿Qué épocas las del Windows Messenger live verdad? Han pasado los años, y el mundo virtual se ha trasladado de una cabina o ciber café hacia la comodidad del hogar o del celular. Hoy en día es casi imposible pensar en la ruptura del binomio : Humano + Internet. La idea de vivir desconectados del mundo nos aterra y se ha convertido en una necesidad descontrolada. Aislada.

El Internet es sin duda una herramienta de entretenimiento o ayuda para millones de usuarios en el mundo; es sensacional encontrar revistas, videos, noticias, las amadas bibliotecas virtuales (al menos para mí lo son), etc. Todas estas tienen un gran valor y a su vez una presencia casi religiosa en nuestra vida diaria, ya sea por necesidad, aburrimiento u ocio, hacemos click y nos conectamos. Pero claro, este reinado cibernético tiene una reina, la señora, la que todo lo sabe, la que todo te lo cuenta, la que todo lo ve, la irresistible: “Las redes sociales”.

La pregunta es ¿quién está usando a quién?, ¿las personas están usando a las redes sociales o las redes sociales están usando a las personas? Debo decir que a veces suelo preguntarme esto, sobre todo en el minuto exacto en el que alguien deja esa taza de café, esa conversación amena (al menos para mí), y/o deja de seguirle el hilo a una película solo porque a “la reina” se le ocurre que ya es hora de que tú (pobre mortal) te tomes otro selfie o revises las últimas noticias “importantes” de tus mil y un “amigos”. Admítelo, te encantan los likes. Si antes era preocupante ser aceptado socialmente y mantener un círculo de amigos y conocidos, hoy lo que preocupa es que NADIE TE REGALE UN “ME GUSTA” ¿patético no? He conocido gente que me ha llamado o escrito para decirme que “debo” de escribir un saludo de cumpleaños en su muro de Facebook y no solo por Messenger, porque así es más bonito. No, no es broma, es la realidad.

Estamos descuidando nuestra vida real y a las personas que realmente son importantes para nosotros. Es que ¿realmente es muy difícil disfrutar de una buena conversación entre tu familia o amigos sin la necesidad de entrar a tus redes sociales? Veo con mucha tristeza y desesperanza amigas sentadas que “hablan” con el celular en la mano sin parar de deslizar el dedo índice todo el tiempo; de contacto visual casi nada, ellas o ellos ya no conversan, han evolucionado pobremente su manera de comunicar, pareciera que ven a su interlocutor con cabeza de laptop o celular y no platican ,“chatean”.

A este ser fanático, mal educado (desde mi punto de vista) lo he nombrado como el Homo estúpiduz, ser que combina todo con sus redes sociales: comer, ver una película, cita con los amigos y amigas, trabajar, en fin. Lo más terrible es que es tan común esta actitud que ya parece “normal hacerlo”. Estamos idiotizados con su sensualidad y no me mientas, sé que te vas todas las noches a la cama con ella y te deleitas viendo una y otra y otra vez las mismas fotos, los mismos videos, los mismos selfies o lo que es peor, los selfies con frases motivacionales (ya hablaré de esto en otro artículo). Estamos o incluso ya hemos perdido la hermosa costumbre de leer un libro antes de dormir o de contarle tu día y decirle te amo al ser que duerme a tu lado.

¿Este proceso de idiotización será acaso parte de la evolución humana? A veces pienso que sí, y si no me crees, acuérdate que seguramente  conoces a un niño menor de cinco años que no puede vivir sin el celular o la Tablet, y si miras de forma más panorámica, también conoces a niños o niñas menores de 12 años que ya cuentan con una red social, y para dramatizar más la historia, muchas  de estas cuentas no son supervisadas por los padres o un adulto responsable, hecho totalmente condenable, y de esta manera se va armando un círculo vicioso  que termina por ayudar a la evolución del homo estúpiduz y su proceso de idiotización. Estas personitas, serán las mismas que en unos pocos años (si es que no lo hacen desde ya) hablarán sin conversar y oirán sin escuchar. Si me querido lector o lectora, ese es nuestro legado.

No está mal que tomemos fotos o selfies solos o con nuestros amigos, no está mal tener y revisar nuestras redes sociales, lo que está mal, es hacer una cita y destinar solo 15 minutos (a veces menos) para realmente escuchar y entender lo que la otra persona nos quiere decir. Lo mismo sucede en las reuniones familiares, hasta me parece verlo como una pintura enmarcada “todos sentados y con el celular en la mano”, para llorar. El error está en dejarnos manipular por una red social a tal punto que nos olvidamos de reír y disfrutar una buena conversación, un encuentro entre amigos, una reunión familiar , etc.

Dicen que el ser humano se diferencia de otros seres vivos por su inteligencia, su capacidad reflexiva y la que más me gusta “su capacidad comunicativa”, sin embargo, cuando veo estas escenas lamentables de dos personas sentadas, mirando el celular, solo hablando de lo que está pasando en su red social, desperdiciando el tiempo, NO conversando ni mucho menos dando un feedback, me pregunto si realmente somos tan inteligentes como dicen.  

Linda Janes

9 comentarios sobre “El Homo Estúpiduz

      1. No se si leíste “De la estupidez a la locura, de Umberto Eco”. En esta obra se habla de muchas cosas que tu mencionas … la reflexión esta latente y es muy importante realizarla. Me.gusta mucho tu blog, espero seguir leyéndote.

        Me gusta

  1. Es importante tambien mencionar quienes son los que se estan llenando de poder manejando nuestra información personal (con intenciones no tan santas) detrás de las redes sociales. Felicitaciones por el artículo amiga.

    Le gusta a 1 persona

  2. Mi niña, te apremio tú preocupación por el despertar del homo stupiduz como le dices, pues ésta medicina virtual que os están ofreciendo hoy día y que la estamos recibiendo sin reparo alguno, va a ser el acabose total de las relaciones interpersonales entre los humanos.
    Siempre he estado en contra de las aglomeraciones de personas bajo un estúpido estímulo que que hubo de reunirlos, fuera de algo que nos enseñe a ser mejores en pensamientos, (cosa que ya a poco asistimos).
    Yo también me asombro, pero no es desde ahora, es desde mucho antes, pues en mi adolescencia, cuando me interesé por leer, era muy poco el que se atrevió a tener una conversación agradable sin ni siquiera interponer temas profundos, tanto que muchas de las personas que ví crecer y a las cuales les ofrecí mi planteamiento de visión de vida y no la aceptaron, son dizque profesionales de la educación y al volver a platicar con ellos, aún pasando por sus estudios, siguen pensando y actuando igual, (que pasa? Me digo). Y me respuesta es:
    Que lo que se vive hoy día es una sátira a la vida muy bien envuelta en mediocre inteligencia, puesto que hasta gente que pasa por universidades, poco o nada captan del juego en que estamos siendo involucrados para ser finamente unos esclavos conscientes (inconscientes) sin necesidad de tener una cadena física que nos atrape desde el cuello.
    A los que nos quieren tener así (esclavos), se les está haciendo la tarea muy fácil, pues saben que el interés humano por cosas nuevas no importando su maquiavélica función final, es de inalcanzables proyeciónes y se están aprovechando de ello, dejando al descubierto que el ser humano no es tan inteligente como se dice sino más bien, un animal adaptable de muy buenas condiciones para educar a su manera, que tendrá una que otras rabietas que no dejan de curarse con medicinas o dietas y que en su peor momento, con cárcel o sacrificio del cuerpo físico.

    Soy de los que digo la autoestima no es algo que debas subir o bajar, sino que debes comprobar cuál es tu estilo de autoestima y si te funciona o no. Si dependes mucho de factores externos ( personas, situaciones, contextos) para sentirte bien, es que tú autoestima no está funcionando.

    Me gusta

    1. Yovanny, tienes razón somos seres “adaptables” seguidores de tendencias o estímulos nuevos. Y creo sinceramente que si nos enseñan desde niños a tener una personalidad propia, en un futuro no seremos presa fácil de todo este circo. Sabes me hiciste recordar un anécdota personal. Yo tenía 17 años cuando mi grupo de compañeros universitarios empezaron a pasarse cigarros (yo no fumo, solo olerlo me da náusea 😂y el que lo haga lo respeto, cada quien hace de su vida lo que quiere😉) de pronto cuando me lo pasaron a mí yo respondí con un rotundo NO GRACIAS, una de las chicas trato inútilmente de persuadirme, hasta me tildó de “aburrida”, pero como siempre he sido alguien que se valora y no doy marcha atrás en mis decisiones o forma de pensar, no le hice ni el menor caso, y mira yo tenia 17 años, y era un grupo de 10 chicos (chicas y chicos) y tuve el valor de decir NO GRACIAS, ese día me di cuenta que realmente hacía respetar mis decisiones y lo importante que es decir NO, cuando no lo deseas.

      Me gusta

Responder a Gustavo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s